Skip navigation links
Agricultura y alimentación
Automoción
Bienes inmuebles
Ciencias de la vida
Defensa y aviación
Energía y renovables
Finanzas
Infraestructura
Maquinaria
Minería y metalurgia
Sector químico
Servicios empresariales
TIC
Turismo
Esta página es la página de vista preliminar.
Haga clic aquí para volver a la página.
Imprimir página
 

Finanzas 

El sector financiero turco se mostró fuerte durante la crisis financiera mundial de 2009, así como en la crisis económica consiguiente gracias a las reformas regulatorias y estructurales que el gobierno implementó después de sufrir en carne propia la grave crisis financiera después del año 2000. De hecho, las reformas sectoriales aumentaron tanto la confianza de los inversores que el sector ha atraído 51 mil millones de dólares en los últimos 15 años.

 

La banca domina el sector financiero turco y representa más del 70 por ciento de los servicios financieros globales, mientras que los seguros y otras actividades financieras también muestran un potencial de crecimiento significativo. Hay 51 bancos en Turquía (33 bancos de depósito, 13 bancos de desarrollo e inversión y 5 bancos de participación). De los 51 bancos, 21 tienen un capital extranjero importante (el 30 por ciento del total de los activos está en manos de inversores extranjeros).

 

El mercado de seguros de Turquía aún está infrapenetrado (1,5 por ciento del PIB) en comparación con otros países comparables. El país está listo para capitalizar su importante potencial a medida que las nuevas aseguradoras se vayan instalando y adquieran una parte del mercado turco relativamente inexplorado. Turquía ha experimentado un fuerte crecimiento económico impulsado en parte por una población joven y dinámica que necesita cada vez más productos y servicios financieros.

 

Un factor clave del sector financiero turco ha sido la sólida economía del país. En los últimos 15 años, la economía turca ha estado creciendo con una tasa media de crecimiento real anual del 5,7 por ciento del PIB, y se espera que este impulso continúe.

 

La expansión económica de Turquía se ha traducido en un aumento de los ingresos de la población y una nueva clase media con mayor poder adquisitivo.

 

A medida que la economía turca se ha ido desarrollando, también se ha integrado con la economía global y ha experimentado un aumento espectacular en su volumen de transacciones internacionales. Este progreso ha seguido estimulando la actividad económica, ampliando así las actividades financieras.

 

Turquía también ha establecido objetivos económicos específicos para lograr en 2023, el centenario de la República. Uno de estos objetivos es transformar Estambul en un centro financiero prominente. Una población grande y joven, mano de obra cualificada y mercados en rápido desarrollo, junto con su ubicación geoestratégica, hacen de Estambul un candidato ideal para ser un centro financiero internacional. Desde que el gobierno lanzó el proyecto del Centro Financiero de Estambul, la ciudad ha progresado rápidamente y ahora se considera uno de los centros financieros emergentes del mundo.